Consumo propio o tráfico

¿CONSUMO PROPIO O TRAFICO?

¿Cuándo estamos ante un caso de consumo propio? ¿y de tráfico de drogas? Son muchas las dudas que surgen ante estas preguntas, por eso en del Arco Abogados Penalistas queremos compartir  cierta información que debemos considerar para poder diferenciar entre un supuesto y  otro.  Únicamente  nos vamos a centrar en la cocaína y el hachís.

Primeramente tenemos que tener en cuenta que la simple posesión de pequeñas cantidades de droga destinadas al consumo propio, e incluso compartido, no está  tipificado como delito en nuestro Código Penal aunque el artículo 25 de la actual Ley sobre Protección de la Seguridad Ciudadana determina como  una infracción grave el consumo y la tenencia de droga en cualquier lugar público. Esto quiere decir, que los ciudadanos pueden tener en sus domicilios cantidades de droga destinadas a su autoconsumo pero no pueden portarla en la vía pública y si a un ciudadano en un control rutinario en un lugar público se le encuentra esa misma cantidad será sancionado con una multa pecuniaria, aunque en ocasiones esa multa puede suspenderse  si el infractor se somete a un tratamiento de deshabituación en un centro debidamente acreditado.

Para saber cuál es la cantidad de droga permitida que una persona puede poseer para su autoconsumo el Tribunal Supremo utiliza una Tabla elaborada por el Instituto Nacional de Toxicología de 18 de Octubre de 2001 en el que fija las siguientes cantidades:

Sustancia Cantidad
Cocaína 7,5 grs
Hachís 25 grs

 

Para establecer estas cantidades se considera la cantidad necesaria para cubrir las necesidades de un consumidor habitual durante 5 días.

No obstante, estas cantidades son orientativas y en ocasiones  podemos encontrar, en múltiple jurisprudencia, situaciones en las que las cantidades destinadas al consumo propio sobrepasan estos límites ya que hay que analizar cada situación y los elementos que la rodean para determinar si la cantidad interceptada es destinada al consumo propio o al tráfico de drogas.  

En consecuencia tenemos que atender a los siguientes criterios:

-La cantidad de droga aprehendida, que debe ser valorada  con criterio flexible si el poseedor es consumidor habitual de la sustancia.

-Forma de Posesión.

-La eventual preparación de la droga para su distribución en dosis.

-Lugar en que el tenedor es sorprendido.

-Posesión coincidente de instrumentos o material idóneos para la elaboración distribución del producto.

-Medios económicos y cantidades aprendidas en su poder.

Ejemplo 1: A un ciudadano le paran en un control rutinario y le encuentran 5 grs de cocaína envueltos en una misma bolsa, no le encuentran instrumentos ni dinero fraccionado que pueda ser relacionado con dicha droga. En este caso estamos ante un caso de consumo propio.

Ejemplo 2: A un ciudadano le paran en un control a los alrededores de una zona de discotecas y se le encuentran 5 grs de cocaína repartidos de la siguiente manera: 3 bolsitas de 1 gr cada una y 5 bolsitas de 0,4 grs cada una, además se le encuentran 450 euros fraccionados y una balanza de precisión. En este caso aunque sea una cantidad que entra dentro de los límites del autoconsumo hay otros indicios que hacen presumir que estamos ante un caso de tráfico de drogas, como: que la cocaína está separada en pequeñas dosis de distintas cantidades, que él intervenido está en las proximidades de locales de ocio nocturno, que se le ha encontrado una balanza de precisión y una notoria cantidad de dinero en efectivo fraccionado que hace sospechar que ha sido obtenido de la venta de pequeñas dosis de cocaína.

Este es un artículo realizado, por del Arco Abogados penalistas, con información encontrada en las leyes correspondientes y en otras fuentes, por lo que tiene un carácter meramente informativo y carece de legitimidad para ser  utilizado como prueba jurídica.

 

2 comentarios en “¿CONSUMO PROPIO O TRAFICO?

Deja un comentario